El estado emocional durante tu gestación

Sabemos que entre 36 a 40 semanas aproximadamente, estamos en el vientre materno; y que durante todo este tiempo nos alimentamos orgánicamente de todo lo que consume nuestra madre. Es obvio que el consumo de cafeína, alcohol, drogas y que, incluso, una mala alimentación puede afectar al bebé. 

Pero ¿qué ocurre con el alimento emocional de la madre? ¿Puede el estado emocional afectar a un bebé que se está gestando en el vientre de mamá? Si la mamá siente rabia, ansiedad, tristeza, depresión o si vive un despido, un abandono, la muerte de un ser querido, ¿puede afectar esto a su retoño?

“Tu madre te alimentó orgánicamente a través de la placenta durante 9 meses; pero no sólo eso, también te alimentó emocionalmente”

Sí, efectivamente fue así, y lo hizo de forma inconsciente con su propia información, con sus propias emociones, con lo que ella estaba viviendo, con sus sueños, sus miedos, sus frustraciones…

El cuerpo es el vehículo que tiene el alma para vivir una experiencia humana. Y es ésta quien elige un papá y una mamá en concreto, en base a los aprendizajes que haya elegido experimentar para su propia evolución.

Este vehículo con sus diferentes cuerpos, físico, mental, etérico y emocional se van formando en el cuerpo de mamá; siendo este último cuerpo el que hace de conexión con la madre y donde se va grabando todo lo que ella vive a nivel emocional.

Es lo que el doctor Salomón Sellam llama la “psicología del líquido amniótico”. Este doctor dice: «Si una molécula puede ser afectada por un pensamiento, una emoción, una palabra, si el bebé se está gestando totalmente rodeado por agua, rodeado del líquido amniótico, el estado emocional de la madre va a ser clave y se va a ir grabando en el bebé programando algunas emociones».

Lo que el Dr. Salomón Sellam viene a decirnos es que la emoción de la madre se va a transmitir al bebé y, en menos intensidad, la emoción del padre. Por tanto, habría que tener también en cuenta la emocionalidad de él. Cómo él se siente, lo que tiene en su cabeza ¿también afecta en su proyección a la madre? Por ejemplo, si tu madre desconfiaba de tu padre, si pensaba que no era el padre adecuado, si la engañaba o la maltrataba… Todo eso va en ti y, por tanto, te costará confiar en tu pareja, te costará entregarte al amor de pareja, sin saber el por qué.

A través de los estudios del Dr. Masaru Emoto (en su libro Los mensajes del agua), sabemos que las moléculas de agua se ven afectadas por las palabras, las emociones y los pensamientos que las rodean. En sus investigaciones fue observando cómo las moléculas generaban diferentes formas geométricas dependiendo de la palabra, de la emoción. 

Lo que la madre vive, el bebé recibe. Esta información va a dejar una impronta, una sensación en el bebé de lo que es y de lo que le espera en el mundo exterior.

Una mujer que durante el embarazo vive continuamente conflictos y discusiones con su pareja, puede desencadenar en el bebé problemas de asma, de bronquios al nacer. Lo que vienen siendo conflictos aéreos, conflictos de miedo, peleas en el aire. “¡¡¡No puedo respirar este aire!!!”, hago asma”

Si tu madre no estaba segura de traerte al mundo, ese sentimiento te lo traspasó y, por tanto, tú tendrás esa inseguridad desde el nacimiento. Si tu madre dudó sobre tenerte o no y se vio obligada a ello ya sea por creencias, lealtades familiares…  aunque luego conscientemente te haya querido mucho, a ti te costará quererte. Esto es porque para tu inconsciente, la persona que te dio la vida vivía en duda en aquel momento. Si tu madre tenía esa duda sobre el futuro, incertidumbre económica, miedo a no poder salir adelante, miedo a no tener, miedo al futuro, miedo al fracaso… eso estará en ti.

La mejor manera de transcender estos programas inconscientes es hablar con nuestra madre.  La madre casi siempre nos va a mentir; no es fácil reconocer estas cosas, ni a una misma ni hacia sus hijos. Ella por protección te dirá que fuiste el hijo más deseado, querido y esperado de mundo, que fuiste el fruto del amor más bonito del universo, que era muy feliz. Quizá no le sea fácil reconocer que no amaba a tu padre, que podría estar enamorada de otra persona en aquel momento, que no lo deseaba o que no era el momento de tener un hijo. El mero hecho de hablarlo hace que comencemos a tirar esos muros, hace que arrojemos luz a la historia que estaba oculta en nuestro inconsciente. 

“Necesitamos dar luz a esa verdad para transcender los programas que hasta hoy nos están limitando”.

Si tienes hijos diles cómo te sentías cuando estaban dentro de ti, sobre todo si ves que les va mal. Sé consciente si a través de su comportamiento han heredado tus miedos, tu angustia, los programas negativos que les transmitiste mientras estaban en tu vientre.

“Dar luz a nuestra sombra es el mejor regalo que, como padres, podemos hacer por nuestros hijos”.

Si te gustó este artículo, ayúdame a compartirlo.

Y no te olvides de compartir tu opinión y tus dudas.

¡Gracias!

3 comentarios en “El estado emocional durante tu gestación”

  1. Hola me encantó tu artículo, pero me gustaría saber qué puedo hacer, estoy en embarazo y siento que hay un millón de emociones que no puedo controlar a menudo me levanto tipo 3o 4 am con malos pensamientos sobre mi pareja sobre mi entorno, nuestro futuro y frustración… Y trato de evitar pensar y darle cuerda a todo eso por mi bebé, no se que hacer y lo quiero programar a mi bebé así, que puedo hacer?

    1. Hola María, un gusto saludarte!!
      Como dice en el artículo “Necesitamos dar luz a esa verdad para transcender los programas que hasta hoy no están limitando”, necesita expresar esas emociones. El inconsciente no entiende lo real de lo simbólico, para el inconsciente todo es real, por tanto da igual que cojas a tu pareja, a otra persona de tu entorno y saques de forma visceral la emoción que callas, o que cojas un muñeco y lo sientes en una silla frente a ti, lo importante es que quede expresado tu sentir desde lo más profundo.

      Gracias por tu comentario
      Un saludo!!!

    2. Buenos días Camila,

      necesitamos las emociones para adaptarnos y sobrevivir así que lo primero no intentes controlar nada. Para dejar de vivir atrapados en una emoción tenemos que permitirnos expresarla,esto se puede hacer real, directamente hacia la persona o simbólicamente pues nuestro inconsciente no distingue lo real de lo simbólico, para el todo es real.

      Así que da igual que se la expreses a tu marido a que simbólicamente lo sientes en una silla y lo hagas o incluso escribas una carta para ello. Lo importante es que lo saque de una forma visceral, desde tus tripas.

      Siempre puedes pedir acompañamiento para realizar este trabajo.

      Un saludo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Sergio Valverde Gallego.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de sergiovalverde.net) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.