Sergio Valverde Gallego

¿Qué ocurre cuando no eres del sexo deseado?

Ante la pregunta si “¿soy o no del sexo deseado?”, ocurre algo semejante a cuanto te preguntas si ¿“fui deseado o no deseado? (esperado o no esperado)”, la respuesta es algo que tu mismo/a puedes intuir. Puedes preguntarle a tus padres, a cualquier otro miembro del clan, algunos te dirán lo que de verdad deseaban y otros, por la creencia de que te están protegiendo, te dirán que les daba igual, mientras tu llegaras bien, en la mayoría de los casos, esa respuesta es completamente falsa y hoy voy a explicarte el porque.

Consciente o inconscientemente fuiste deseado como niño o niña y esto tiene mucho que ver en gran parte con  tu historia transgeneracional, con esa información inconsciente que heredas de tu árbol  sobre como actuaron, como vivieron o como desarrollaron la función paterna/materna el hombre y la mujer en tu clan familiar.

Esa preferencia en el sexo va a tener una influencia importante en tu funcionamiento dentro de los roles “masculino y femenino”, así como también puede influir en nuestra “lateralidad”.

¿Estás preparado/a para saber más?, pues continua leyendo…

Como ya bien sabes, por otros artículos relacionados con el proyecto sentido gestacional, heredamos información inconsciente desde nueve meses antes de nuestra concepción hasta la edad aproximada de tres años, durante este periodo, como bebé estás conectado al inconsciente principalmente de tu mama y ¿Qué quiere decir eso?, pues que tu inconsciente va a grabar sin hacer juicio todas las emociones y acontecimientos que vive tu mama y como te decía antes, también esa historia transgeneracional en referencia a los roles masculino y femeninos y la lateralidad y eso es lo que vas a proyectar en tu vida.  

Voy a explicártelo de una forma fácil, sencilla, hablándote como siempre, a corazón abierto de mi propia historia…

Tras nueve meses de un embarazo no esperado y con ese gran deseo de que su primer hijo fuera una niña, en una época no como en la de ahora que prácticamente desde la semana veinte podemos saber el sexo de nuestro bebe, nací yo un pequeño varón de apenas dos kilos y medio con más  de mil pupas, como digno sufridor colchonero.

Nunca fue un secreto que mi madre quisiera una niña, desde niño mi mama siempre me contaba que aquel dieciséis de junio de mili movimientos setenta y nuevo, tenia en la habitación del hospital, una caja donde guardaba mi pijamita, mis patuquitos, mi vestidito, todo en un rosa precioso digno de la gran princesa que estaba a punto de venir a este nuevo mundo. Tampoco fue secreto el “shock” que sufrió cuando al nacer me giraron hacia ella mostrándole mi verdadero sexo.

¿ Que sucede entonces?, bien pues…

“Cuando un niño es deseado como niña, éste va a desarrollar una parte femenina más importante, pues para ser querido, reconocido y aceptado va a sentir que necesita hacer una función más femenina”.  Igual con una niña que sea deseada como niño, mostrará esa parte más masculina para sentirse aceptada y reconocida.

Esa era parte de mi historia inconsciente y eso es lo que se podía ver reflejado en mis preferencias, mis gustos, mi carácter etc… “La tendencia de mostrar ese lado más femenino, para tener la mirada de mi mama”.

Una curiosidad en cuanto a este tema, es que en un porcentaje muy alto, cuando una persona es zurda, ha sido deseada del sexo contrario. Si no sabes que es ser zurdo o diestro biológico y esto tiene mucho que ver con la lateralidad, te invito a leer los artículos de mi amiga y compañera Esperanza Castelló (www.esperanzacastello.com), una gran especialista en Consciencia Transgeneracional en clave masculino/femenino.

Te adelanto, como primer recurso, que conocer y comprender como fueron las historias de los hombres y las mujeres de tu árbol y como actúas tu en base al exceso o la carencia de lo sucedido en esas historias, te abrirá un mar de posibilidades para tu transformación.

En un nivel transgeneracional, el hombre por la historia, los roles, por las ausencias conscientes o inconscientes, estaba desvalorizado en mi árbol,  eso invita no sólo invita a que en siguientes generaciones nazca sólo mujeres sino también que alguna de ellas sean zurdas, es decir que biológicamente estén “programadas” para salir a la intemperie a cazar el mamut, si no también que si hay varones estos están polarizados en lo femenino como recurso para garantizar la supervivencia  del clan.

A nivel de gestación, programa inconsciente de ser de ser deseado en el sexo opuesto, el programa lo que va a decir es “eres aceptado siempre que seas aquello que no eres” y eso es lo que siempre proyecte en mi vida influyendo lógicamente en mi autoestima y en mi capacidad de ser una persona auténtica. 

Puede haber una gran tendencia a usar máscaras, a ser de una forma con unas personas y de otra con los demás. 

También a sentirse cohibido ante los padres (y otras figuras de autoridad), como si no pudiéramos mostrar quienes somos o cómo somos en realidad. 

 

Por otro lado y aquí vienen más recursos, porque son infinitos, quienes hemos tenido la suerte de haber sido deseados del sexo contrario, una vez comprendido e integrado este programa inconsciente, vamos a tener el regalo de saber movernos en ambos roles, masculino y femenino con más facilidad, comprendiendo y esto no solo vale para el sexo deseado sino también para las personas que viven continuamente en una polaridad, masculino  femenina, que todos tenemos dentro la energía Yin (femenina) y Yang (masculina) y que dependiendo de las experiencias nos permitimos expresar la más adecuada “transformarnos y acercarnos más a nosotros mismo y a quienes somos de verdad”.

Y hasta aquí, un poco más de ese primer mapa del proyecto sentido, ya conoces un poco más sexo deseado y como lo vas a proyectar en tu vida, el siguiente paso es tuyo, responsabilidad 100×100, coger esos recursos para comprender, integrar y Transformarte.

2 comentarios en “¿Qué ocurre cuando no eres del sexo deseado?”

  1. Hola Sergio, te cuento que hace algún tiempo me encuentro en psicoterapia para tratar una confusion en mi orientacion sexual, basicamente siento fijaciones fisicas y eroticas hacia partes del cuerpo masculino, mas bien esteticos; siendo la atracción hacia las mujeres mucho mas romatica que física… De las fijaciones hacia el cuerpo masculino he visto la proyección de mis carencias, siempre busco lo que de deseo con mucha fuerza tener, unos biceps grandes, cuerpo musculoso, voz gruesa y aunque en la realidad no es que carezca de ellos (siendo varonil) es como si mi mente se olvidara de que soy un hombre. Siento fragilidad en el desarrollo de mi masculinidad, ademas que algun tiempo me alimente de pornografia de todo tipo. En la mayoria de los casos es la fijacion por mirar como los demas hombres tienen su cuerpo, su barba, como visten, como son en la intimidad, y eso genera excitacion pero ya imaginar ir al acto sexual me desconecta, incluso me pasa que cuando alguno me causa fijacion y logro hablarle o hacer amistad, en la mayoria de los casos la fuerza de esa fijacion se esfuma y solo queda la simple admiracion por otro hombre a copiar.

    De todo lo anterior te quiero preguntar si tiene que ver el hecho de que entiendo a mi mamá le gustaban los niños. soy el segundo de dos hermanos (hermano mayor, yo, y una hermana menor), segun me cuentan mi papá queria una niña porque ya tenia niño ademas que le gustaban mucho las niñas, luego mi mamá queria un niño pero se que por tal vez la preferencia de mi papá tambien deseaba una niña, incluso me cuentan que ella me llegó a vestir como una niña y creo que mi papá al saber que era un niño mostro cierto descontento.
    Es posible que todo esto tenga que ver, es la representacion de lo que viví en el vientre lo que hoy vivo y que me confunde tanto?, es posible que esto tenga que ver con mi problema de identidad e indefinicion por sentirme el no querido?, hay alguna forma de darle orden y con ayuda poder sacar esa atraccion que me confunde y me perturba y asi afianzar mi orientacion heterosexual?

    muchas gracias!

    1. Buenos días Felipe,

      Si tu papas ya tenían un niño, desde su parte más consciente, más mental, el deseo más normal es que buscaran la parejitas, es decir que conscientemente desearan una niña. Como bien tu dices, ese era el deseo de tu papa y que tu mama quisiera otro chico, nos puede estar hablando de una historia oculta hacia los hombre en la información inconsciente de su clan familiar. Siento que en esa historia está la raíz del conflicto de identidad que tu ahora estás viviendo.

      Cuando hablamos de proyecto sentido gestacional, hablamos de la historia desde los 9 meses antes de la concepción hasta la edad aproximada de los tres años y ahí, hay una pregunta clave, “¿Qué tenían mis padres en la cabeza?.

      Inconscientemente y de una forma muy profunda, quizás lo único que estés haciendo es proyectar historias, con esas fijaciones, con esos deseos que cuentas para encontrar el reconocimiento de tu papa.

      Para encontrar los recursos y transcender este conflicto de identidad te recomiendo que revises la historia de los hombres en tu árbol, si son peligrosos, si están desvalorizados, quizá si mueren prematuramente y que revises que sucedería con el reconocimiento, el merecimiento y la aprobación hacia tu papa si te permitieras ser tu mismo, vivir tu propia historia.

      Puedes realizar una carta de liberación hacia tu papa donde le digas que lo que necesitas su aprobación, su mirada desde lo que tu eres, haces y sientes de verdad desprendiendo de esas expectativas inconsciente que “te impone” y que lo único que hacen es limitarte.

      Gracias por tu valioso comentario.
      Un Abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Sergio Valverde Gallego.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de sergiovalverde.net) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Ir arriba